Los efectos de la conducción autónoma en España

Los efectos de la conducción autónoma en España

La conducción autónoma es una de las grandes tendencias de la movilidad del futuro, muchas de las grandes marcas fabricantes de automóviles como Tesla, Ford, General Motors, Volkswagen, pelean para tomar la delantera. La realidad es que en España, aún no existe un reglamento específico que regule este tipo de conducción y las grandes dudas de esta tecnología tiene que ver con responsabilidad legal ante algún accidente. 

En Europa, Alemania es sin dudas el país más avanzado en lo que se refiere a la conducción autónoma. En mayo del 2022 la cámara baja aprobó un proyecto de ley sobre conducción autónoma que daba amparo legal hasta los vehículos autónomos de nivel 4, que le permite circular sin que una persona tenga el control del usuario, aunque bajo ciertas condiciones. El nivel más alto, el 5, sería autónomo en cualquier circunstancia. 

El reglamento General de Circulación de España indica en su artículo 18 que el conductor de un vehículo debe tener una atención permanente a la conducción, lo que sería incompatible con vehículos de nivel 4 o 5 donde el vehículo toma el control de forma parcero total.  

España comienza a introducir el coche autónomo en su regulación

El coche autónomo ya llegó a la legislación en España. La última reforma de la Ley de Tráfico, recoge en varias ocasiones esta tecnología bajo la denominación de “vehículo automatizado”. 

En el artículo 4 subraya que su regulación es competencia estatal y en el 5 indica que es el Ministerio del Interior quien decidirá qué normas de tráfico y seguridad vial deberán cumplir los coches con sistemas de conducción autónoma. Los requisitos técnicos de homologación dependen del Ministerio de Industria. 

Jorge Ordas, subdirector general de Gestión de la Movilidad y Tecnología de la DGT, explicó que con esta nueva ley, los fabricantes tendrán que especificar en el permiso de circulación, si el coche es autónomo y sus características, aunque la ley establece en su artículo 66 que ese apartado tiene que desarrollarse reglamentariamente. 

Asimismo, según la normativa, el permiso de circulación tendrá que decir que es un vehículo autónomo,  cuál es el dominio operacional de diseño y en qué lugares va a poder compartirse como vehículo autónomo. En los vehículos que se comercializan actualmente, se está en un nivel 2, donde no se puede desatender totalmente el vehículo. 

Según Jorge Ordas, la aspiración de la DGT es contar con una regulación a partir del nivel 3 de autonomía. Se prevé que esta normativa llegue antes de final de la legislatura. 

Responsabilidad sobre accidentes

El futuro reglamento de vehículos autónomos deberá aclarar varios aspectos, dentro de los que se destaca la responsabilidad sobre el comportamiento del coche. Los casos sucedidos en Estados Unidos con el sistema Autopilot de Tesla han provocado varias investigaciones del organismo de tráfico estadounidense. 

A principios del año 2022 por primera vez un conductor fue procesado por homicidio involuntario cuando su Tesla chocó contra otro vehículo provocando la muerte de dos de sus ocupantes. Según la DGT estadounidense, Autopilot estaba activado cuando se produjo la colisión y la denuncia también incluye a Tesla. 

Lo fundamental a desarrollar en estas situaciones es a quien le corresponde la culpa en caso de que se demuestre que el sistema de conducción autónoma estaba activado y funcionando.  

Los efectos de la conducción autónoma en España.

Panorama en España para los coches autónomos 

Un informe de ANFAC compara la situación de España respecto a otros países en aspectos que condicionan el desarrollo de los coches autónomos. El estudio se ha desarrollado en base a una serie de indicadores internacionales y en su resultado se mide el nivel de ciberseguridad, conectividad, inversión tecnológica, calidad y conectividad de las carreras. 

En el indicador global, España obtiene una puntuación de 50,5 puntos sobre el total de 100, lejos de los países líderes como EE,UU con 67,8 puntos y Suecia con 63,3 puntos. Como puntos fuertes en cuanto al futuro de los coches autónomos, España destaca por sus infraestructuras de carreteras, cuenta con las carreteras de Europa, con el mayor número de vías rápidas y obteniendo 90,7 puntos de los 100 posibles.

El informe de ANFAC establece como flaquezas de España la notable capacidad de mejora en inversión de nuevas tecnologías  y también en la redes de conectividad. Los avances en ciberseguridad siguen siendo escasos (65 puntos por los 87 de Estados Unidos), al igual que en conexión (28,4 puntos por los 43 de Suecia, el país más avanzado) y en inversión tecnológica (30 puntos por los 67 puntos de Estados Unidos).

Según ANFAC, el 23% de los vehículos en el mercado pueden alcanzar autonomía de nivel 3. Sin embargo, en la actualidad Alemania es el único país de Europa en el que es posible utilizar sus funciones. 

Para que España avance en la llegada de la conducción autónoma, el siguiente paso sería avanzar con la normativa, determinar cómo funcionan estos vehículos y definir el comité responsable que se encargará de todos los temas que tiene que ver tanto con regulación como de aspectos éticos.

Facebook
Twitter
LinkedIn

Twitter feed is not available at the moment.